Buscar:
¿Cómo hablar con alguien que quiere suicidarse?

Si alguien ha expresado la intención de querer suicidarse, es importante tomar la situación muy en serio y buscar ayuda inmediatamente. A continuación, te presento algunos pasos que puedes seguir para hablar con alguien que está considerando el suicidio:

  1. Mantén la calma: es importante que mantengas la calma y no muestres pánico o ansiedad. Trata de hablar con la persona de una manera serena y tranquila.
  2. Escucha: dale a la persona toda tu atención y escucha lo que tiene que decir. No interrumpas ni juzgues. Trata de mostrar empatía y comprensión.
  3. Hazle saber que te importa y que te preocupa su bienestar. Dile que estás ahí para ayudarle en lo que sea necesario.
  4. Anima a la persona a buscar ayuda profesional: es importante que la persona hable con un profesional de la salud mental. Anímale a buscar ayuda y ofrécele apoyo en el proceso.
  5. No prometas mantener en secreto su intención de suicidarse. Es importante que la persona reciba la ayuda que necesita, incluso si eso significa informar a un profesional de la salud mental o a las autoridades pertinentes.
  6. Contacta a un profesional: si no te sientes seguro o cómodo hablando con la persona que se quiere suicidar, contacta a un profesional de la salud mental o a una línea de ayuda de prevención de suicidio.

Recuerda que la prevención del suicidio es una responsabilidad compartida. Si conoces a alguien que está luchando con pensamientos suicidas, no dudes en buscar ayuda y apoyo de profesionales de la salud mental capacitados.

¿Necesitas ayuda?

Si es así, estaré encantada de ayudarte. Haz clic aquí para reservar tu terapia on line.

Sara Oneca.

Comparte esto:
No nacemos enseñados: comunicación en la pareja.

La comunicación es una de las piedras angulares de cualquier relación, y esto es especialmente cierto en el caso de las parejas. La capacidad de comunicarse de manera efectiva puede fortalecer la conexión emocional entre los miembros de la pareja y puede ayudar a resolver conflictos de manera saludable. Sin embargo, muchas veces se subestima su importancia y se le da menos atención de la que merece.

No solo es hablar, es también escuchar y comprender.

La comunicación no solo implica la capacidad de hablar y expresar lo que se siente, sino también la habilidad de escuchar y comprender al otro. En una relación de pareja, es fundamental tener la capacidad de expresar lo que se siente, las necesidades, los deseos y las expectativas, pero también es necesario escuchar y comprender las necesidades, deseos y expectativas del otro.

 

Honestidad y transparencia.

Una de las claves para una comunicación efectiva en la pareja es la honestidad. Es importante ser sincero y transparente en la comunicación, sin ocultar nada o mentir. La falta de honestidad en la comunicación puede generar desconfianza y resentimiento en la pareja.

Empatía y comunicación constructiva.

Otro aspecto importante en la comunicación en la pareja es la empatía. La empatía implica ponerse en el lugar del otro, tratar de entender lo que siente y por qué lo siente. Cuando se comunica con empatía, se demuestra al otro que se le respeta y se le valora, lo que ayuda a fortalecer la relación.

La comunicación también debe ser constructiva, es decir, no debe servir para atacar, culpar o criticar al otro. En su lugar, debe ser utilizada para resolver conflictos, discutir soluciones y buscar un entendimiento común.

¿Y la comunicación no verbal?

Es importante mencionar que la comunicación no se limita solo a las conversaciones verbales. También incluye la comunicación no verbal, como los gestos, la mirada y el tono de voz. Es importante prestar atención a estas expresiones, ya que pueden transmitir más información que las palabras.

¿La clave? Práctica, paciencia y esfuerzo.

Finalmente, es importante recordar que la comunicación en la pareja no es algo que se logra de un día para otro. Requiere práctica, paciencia y esfuerzo. Pero con el tiempo y la dedicación, se puede lograr una comunicación efectiva y saludable en la pareja, lo que ayuda a fortalecer la relación y a superar cualquier obstáculo que se presente.

 

Comparte esto:
¿Y qué es realmente la dependencia emocional?

La dependencia emocional es un patrón de comportamiento en el que una persona se siente fuertemente apegada a otra y experimenta un miedo intenso a perderla. Otra característica reseñable es que las personas dependientes sienten una necesidad excesiva y desmedida de la presencia, el afecto y la aprobación de otra persona. Suelen sentir que su vida depende de la aprobación y el amor de los demás, lo que puede llevar a relaciones tóxicas y perjudiciales para su bienestar emocional.

Esta dependencia puede manifestarse en diferentes ámbitos de la vida, incluyendo las relaciones románticas, las amistades y las relaciones familiares. Las personas que sufren de dependencia emocional a menudo tienen una baja autoestima y se sienten incapaces de ser felices sin la presencia y aprobación de otra persona.

¿Qué consecuencias tiene la dependencia emocional?

La dependencia emocional puede tener graves consecuencias en la salud mental de una persona, ya que puede limitar su capacidad para tomar decisiones y ser autónomo. Además, puede llevar a relaciones tóxicas y abusivas, en las que la persona dependiente se somete a las demandas de la otra persona a pesar de que estas sean perjudiciales para su bienestar.

¿Y se puede tratar desde la psicoterapia?

La respuesta corta es sí. Voy a explicarlo un poquito.

En psicología, la dependencia emocional se considera un trastorno de la personalidad que puede estar relacionado con otros trastornos, como la ansiedad, la depresión o los trastornos de apego. Los psicólogos solemos trabajar con pacientes que presentan dependencia emocional para ayudarles a identificar los patrones de comportamiento que están afectando su bienestar y su calidad de vida.

Una de las teorías más aceptadas sobre la dependencia emocional es la teoría del apego, que sugiere que las personas que han experimentado una infancia difícil o han sufrido traumas emocionales tienen más probabilidades de desarrollar este patrón de comportamiento. Además, como escribí al comienzo del artículo, también se ha demostrado que la dependencia emocional puede estar relacionada con la baja autoestima y la falta de confianza en uno mismo.

Con todos estos datos, es obvio que uno de los aspectos más importantes en el tratamiento de la dependencia emocional es ayudar a la persona a aumentar su autoestima y su capacidad para tomar decisiones. Esto puede incluir terapia individual o de pareja, así como la enseñanza de habilidades para la resolución de problemas y la toma de decisiones.

También es importante que la persona aprenda a reconocer las señales de una relación tóxica y a establecer límites claros y saludables en sus relaciones interpersonales. Naturalmente, esto implica aprender a decir «no» y a mantenerse firme en sus decisiones, así como a buscar apoyo en amigos y familiares que puedan ayudarle en su proceso de recuperación.

En resumen, la dependencia emocional puede ser una experiencia muy dolorosa y limitante para las personas que la sufren. Sin embargo, con la ayuda adecuada, es posible superarla y construir relaciones saludables y satisfactorias basadas en el respeto mutuo y la autonomía personal. Si sospechas que puedes estar sufriendo de dependencia emocional, es importante buscar ayuda de un profesional de la salud mental para recibir el tratamiento adecuado y mejorar tu bienestar emocional.

Comparte esto:
Terapeutas demasiado humanos.

Los terapeutas somos humanos.

El buen terapeuta vive intensamente las situaciones para dar lo mejor de sí sin perder la objetividad del proceso.
Es capaz de reconocer sus errores para poder ayudar de una manera más eficaz la próxima vez.
Aprende junto a su consultante en una relación recíproca y auténtica.
Se pone una armadura con la que poder acompañar a la persona que tiene delante a enfrentarse a sus propios desafíos y todo ello, sin perder su propia esencia.
El gran terapeuta es aquel que siendo él mismo, es capaz de sanar almas sin perder el rigor científico.
Sara Oneca De Miguel
Psicóloga col. N-01642☎️ 722107605
Comparte esto:
La armadura de los terapeutas
Los psicólogos somos profesionales muy formados en la ciencia de la psicología. Nos pegamos años y años estudiando la psique humana, los procesos mentales, el pensamiento, las emociones… nunca dejamos de investigar ni de estudiar.
Por muy formados que estemos, a veces en sesiones escuchamos casos que nos tocan el corazón.

Sufrimiento y psicología.

Tenemos que tratar casos de extrema gravedad, en los que se nos encogen los corazones, se nos parte el alma y debemos seguir firmes sentados delante de nuestros consultantes.
A veces, los psicólogos también sufrimos por ello. Debemos callar, escuchar, guiar y aprender de las miles de personas que desnudan lo más profundo de su ser ante nosotros.
Pero muchas veces nos derrumbamos. Y seguimos de pie en el silencio de nuestro sufrimiento. Es un esfuerzo extra que no se ve, que no se paga, ni se computa.
Ser psicólogo no es sólo estudiar una carrera. Es dejar un pedazo de tí y llevarte un trozo de la otra persona para poder sacarla del abismo… y ante este gran acto, no está permitido desplomarse.
O sí, con ell@s…
Sara Oneca
Psicóloga Sanitaria N-01642
Comparte esto: